Hoy llueve aca en Londres y no da salir a ningun lado. A eso sumale que estuve todo el finde escribiendo para otro proyecto personal, del cual pronto tendran novedades. Y no sabía sobre que escribir acá. Asi que decidí ponerme en modo reflexión y dejar 5cosas que aprendí en esta aventura que estoy viviendo. Emigrar no es facil. Emigrar es alto bardo! Y bueno, este no es el típico post que suelo hacer, pero why not?

A por ellos!

  1. El clima no es lo que esperaba. No llueve mucho, ni hace frío (es verano, pero esperaba que haga mas frío de lo que hace). Y definitivamente no es húmedo, al menos no tanto como buenos aires.  Me acuerdo que antes de venir mucha gente me decía “Despedite del sol”. Y yo vine sugestionada a full, pensando que la adaptación iba a ser fatal, y que jodido iba a ser no ver el sol por meses, y cuánto me iba a afectar al humor. Al pepe! ojalá hubiera relajado. El clima esta muy bien!
  2. La moda no es lo que esperaba. No se qué esperaba, pero esto no. Supongo que me imaginaba algo tipo USA, algo parecido a como nos vestimos allá en Argentina. Sin embargo no es así. Acá se visten súper elegantes, femeninas y atemporales. Me cuesta todavía acostumbrarme al largo midi (acá todas usan polleras midi! pero claro, ellas miden 1,70m….). Pero me gusta mucho que podes conseguir de todo, a re re buen precio!
  3. Los ingleses no son lo que esperaba. Me imaginaba una cultura parecida a la Argentina, pero con gente más seca. Sin embargo, me encontré con otra realidad. Secos no son, son super amables, pero re distantes. No se nada de ningun compañero, nada personal digo. Cuesta hacer amigos y que se abran. Ellos tampoco quieren que me abra yo, se ponen incomodos. Y como sabran, yo soy una persona bastante abierta, y no estoy acostumbrada a guardarme nada. Asi que es un tira y afloje día a día, ellos para acostumbrarse a mí  y yo a ellos. Un aprendizaje constante y toda una experiencia
  4. La ciudad no es lo que esperaba. No tenía altas expectativas de la ciudad en sí!  Pero unicamente por ignorancia. Habiendo viajado tanto, me la imaginaba como una ciudad más. Sin embargo desde que llegué que estoy enamorada de cada rincón. Amo que la vista desde mi balcón sea tan linda que cada día después del trabajo me sienta de vacaciones. Amo que todo esté lleno de plantas, y estoy encantada con la arquitectura local, tanto los barrios más clásicos como los más modernos. Y lo lindo de ser nueva acá es que todavía me siento un poco turista, así que cada finde y cada feriado salimos con marido a recorrer todo  y lo disfrutamos a full 
  5. Yo tambien me sorprendí a mi misma. Asi como todo lo que tenía en mente no pasó tal cual me lo imaginé, yo también me animé a irme tan lejos de mi zona de confort que ya no se ni donde queda. El otro día una compañera me dijo “You are so bold, Carla.“. Y yo, “bold”? Nunca me vi así. Es facil vivir con miedos, dejando lo que queremos para mañana, o suponiendo que no se puede hacer. Yo había pasado mis últimos 3 años en un trabajo que odiaba, y la verdad no sentía que haya algo mejor ahi afuera. Estaba en el letargo de la cotidianidad y la comodidad de lo conocido. Hasta que un dia, con marido, pateamos el tablero. Y en parte me hubiese gustado hacerlo antes, pero eso que importa. Nos la jugamos y eso es lo que cuenta. No todo es color de rosas, como todo en la vida. Hay cosas maravillosas, y otras no tanto. Pero a esta experiencia no la cambio por nada. Y les deseo eso a todas. Que se animen y vayan por eso que quieren, aunque les parezca que es dificil o no se puede dar. A intentarlo con todo!

Perdon por el cursi-post! Hoy me pegó fuerte mi lado inmigrante.

Tengan todas una semana EXCELENTE!